Temporada OSCyL 4 2017-2018 Turno 1

OSCyL

- Sala Sinfónica
12 / 17 / 22 / 27 / 32 / 35 € • Fila OSCyL 50 € / Abonados OSCyL 40 €

, , , ,

Orquesta Sinfónica de Castilla y León

Yan Pascal Tortelier, director

Evelyn Glennie, percusión

Descargar programa

 

Ver programa

James MacMillan (1959), Veni, Veni, Emmanuel

Serguéi Prokófiev (1891-1953), Sinfonía n.º 5 en si bemol mayor, op. 100


El compositor británico James MacMillan se basó en el conocido himno cristiano de Adviento para componer su concierto para percusión Veni, veni, Emmanuel. Se trata del concierto más interpretado actualmente de todos los compuestos en los años 90, y para la parte solista es un auténtico privilegio contar con la percusionista que estrenó la obra en 1992, en aquella ocasión dirigida por Jukka-Pekka Saraste. Se trata de Evelyn Glennie, una intérprete muy ligada a las fuertes tradiciones musicales del noroeste de Escocia; de hecho, los primeros instrumentos que practicó estuvieron relacionados con la música popular, por ejemplo la armónica. Ha prestado su virtuosismo a conocidos artistas como Björk, Bobby MacFerrin o Mark Knopfler.

Yan Pascal Tortelier es un director cuyo apellido remite a una saga musical imprescindible en la historia de la interpretación del siglo xx. Hijo del inolvidable chelista Paul Tortelier y alumno de Nadia Boulanger, como violinista ganó el primer premio en el Conservatorio de París a los 14 años. Ya como director, se ha puesto al frente de orquestas tan señeras como la Sinfónica y Filarmónica de Londres, Orquesta de París, Royal Concertgebouw, Filarmónica Checa, Orquesta de Filadelfia, Filarmónica de Los Ángeles y las Sinfónicas de Boston y Chicago.

El tono de la Sinfonía n.º 5 de Prokófiev es claramente épico, y hace hincapié en la inminente victoria de las tropas rusas sobre el nazismo (fue compuesta en 1944). Dirigida por el propio compositor, su estreno fue un éxito extraordinario por el carácter heroico del primer movimiento y el triunfal del último, que invitan a dejarse llevar por el ambiente de celebración. Pero por esta obra pasan todo tipo de sentimientos, incluidos los provocados por los estragos de la guerra, un motivo muy recurrente en la producción sinfónica de un compositor cuyo pesimismo se acentuaría con el paso del tiempo.