Temporada OSCyL 18 2016-2017 Turno 1

OSCyL

- Sala Sinfónica
12 / 17 / 22 / 27 / 32 / 35 €

,

Orquesta Sinfónica de Castilla y León
Eliahu Inbal, director

Descargar programa

Ver programa

Fotos Nacho Carretero


Dmitri Shostakóvich (1906-1975)
Sinfonía n.º 7 en do mayor, op. 60, “Leningrado”


El director Eliahu Inbal, que dirigirá este concierto n.º 18 de la temporada de Abono, ha afirmado en el periódico El Norte de Castilla: “Shostakóvich, como Mahler, hace música personal, que habla de sí mismo, de sus sentimientos, de sus problemas, de sus esperanzas. Por eso sus sinfonías enganchan tanto”. Artífice de gran número de integrales de repertorio sinfónico en CD, sobre su ciclo de Shostakóvich con la Sinfónica de Viena puede leerse en la revista Gramophon lo siguiente: “Este es de lejos el más exitoso ciclo de Shostakóvich de Eliahu Inbal hasta la fecha (…) el hecho de que también sea el más mahleriano respecto a los estados de ánimo constituye uno de los puntos fuertes de Inbal. Ciertamente, se las arregla para encontrar ritmos naturales y para construir con ellos una sucesión convincente en mayor grado que otros directores”.

La Sinfonía n.º 7, “Leningrado”, data de 1941 y está dedicada a esta ciudad, que en el momento de la composición vivía el asedio por parte de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. En el estreno fue necesaria una muy meticulosa preparación de la artillería para evitar un ataque directo: se transmitió por radio, por lo que también la escucharon los alemanes, que intentaron detener la interpretación bombardeando el teatro, sin conseguirlo.

La plantilla orquestal necesaria para ejecutar esta obra es realmente grande: 60 o 70 profesores en la cuerda, madera triple, extenso metal (seis trompetas, ocho trompas, seis trombones, tuba), piano, dos arpas y una sección de percusión muy nutrida, con cinco timbales, dos o tres cajas, bombo, platillos, gong, xilófono, etc. Todo ello da lugar a un resultado en el que lo espectacular y lo dramático se dan la mano como pocas veces se ha logrado en una sinfonía. Un ejemplo perfecto es la gradación del ostinato sobre el tema de la invasión del primer movimiento, una de las construcciones musicales más admiradas de Shostakóvich, cuyo efecto en su punto álgido es absolutamente sobrecogedor.