Case Scaglione

Abono OSCyL 15 Primavera 2021 Turno 1

OSCyL

- Sala Sinfónica
10 / 14 / 19 / 23 / 30 €

, ,

Orquesta Sinfónica de Castilla y León

Case Scaglione, director

Xavier Phillips, violonchelo

Portada Abono 15

Descargar el programa de mano páginas sencillas (PDF 2,8 Mb)

Descargar el programa de mano páginas dobles (PDF 2,8 Mb)


Robert Schumann (1810-1856)
Concierto para violonchelo y orquesta en la menor, op. 129
Sinfonía n.º 2 en do mayor, op. 61


No es habitual un concierto dedicado íntegramente a la música orquestal de Schumann, compositor capital del siglo xix que muchas veces sirve para completar programas únicamente como precursor de un Romanticismo más “moderno”. Esto no ocurre con sus lieder, producción pianística o parte de su música de cámara, verdaderas cumbres de la época romántica y de cualquier época; pero sus sinfonías han arrastrado tópicos relacionados con el supuesto desequilibrio mental del autor que hoy hacen sonreír a cualquier aficionado medio.

Su concierto para violonchelo, sin embargo, siempre fue muy apreciado, sobre todo por la magnífica inspiración melódica y constructiva de la parte solista, absolutamente preponderante. Fue compuesto en una época feliz, ya que Schumann había conseguido la titularidad de la Orquesta Liedertafel, en Düsseldorf, y ese sentimiento de paz se nota en el carácter general del concierto. El francés Xavier Phillips, premiado en el concurso Rostropóvich, será el encargado de transmitir la increíble belleza de esta obra capital en el repertorio del chelo.

El joven director norteamericano Case Scaglione (38 años), titular de la Orquesta Nacional de la Isla de Francia, es todo un experto en la Sinfonía n.º 2, con la que ha obtenido críticas entusiastas: “Scaglione dirigió a la orquesta a través de una interpretación artística bellamente limpia (…). La claridad y la estructura general de la pieza se enfatizaron en todo momento” (D Magazine, 2015). La obra fue compuesta por Schumann en Dresde y nace de su anterior experiencia vital en Leipzig,

donde en su mente se manifestaban “trompetas y tambores”. Metales y percusión, por tanto, están muy presentes en la sinfonía, que se concibe como un camino de superación con un final que triunfa sobre la adversidad.