Temporada OSCyL 2 2017-2018 Turno 1

OSCyL

- Sala Sinfónica
12 / 17 / 22 / 27 / 32 / 35 € • Fila OSCyL 50 € / Abonados OSCyL 40 €

, , ,

Orquesta Sinfónica de Castilla y León
Antonio Méndez, director

Video explicativo a cargo de Sofía Martínez e Ignacio Nieto -> “YOUTUBE”

Descargar programa

Ver programa


Ludwig van Beethoven (1770-1827), Obertura Leonora n.º 2 en do mayor, op. 72a

Cristóbal Halffter (1930), Contrastes

Richard Strauss (1864-1949), Muerte y transfiguración, op. 24

Richard Strauss, La alegres travesuras de Till Eulenspiegel,  op. 28


Antonio Méndez, joven director español galardonado en varios concursos internacionales (por ejemplo, el 2.º premio del Certamen Malko), ya sabe lo que es dirigir orquestas de prestigio internacional, como la Sinfónica de la Radio de Fráncfort o la de la Tonhalle de Zúrich. Debutó con la Orquesta Nacional de España, con excelentes críticas, en un concierto en que colaboró nada menos que con la violinista Hillary Hahn. Pertenece a una generación que supone la consolidación de la entrada en la primera división internacional de músicos españoles, y de hecho él mismo ha afirmado (El País): «Nunca hemos estado como ahora. De un tiempo a esta parte hay una generación muy buena en todos los dominios. A los músicos españoles nunca se nos ha tenido en tan alta consideración».

Las obras elegidas para este programa tienen que ver en su mayoría con el ámbito centroeuropeo (el director mallorquín se formó en Alemania y reside allí), excepto la obra Contrastes de Cristóbal Halffter, todo un estreno del compositor madrileño afincado en Castilla y León. La Obertura Leonora n.º 2, una de las múltiples versiones que Beethoven compuso para su ópera Fidelio, supone un comienzo perfecto para medir tanto la efervescencia que –según la crítica– caracteriza a Méndez como su capacidad constructiva.

Por supuesto, la obra de Beethoven conecta indudablemente con el carácter de los dos poemas sinfónicos de Richard Strauss, y no solo por su capacidad para el sonido contrastante y expansivo (Till Eulenspigel), sino porque la evolución de Leonora en el Fidelio beethoveniano pasa por su particular Muerte y transfiguración, aunque en el caso del personaje de la ópera se vence a la muerte alegremente, mientras que en el poema sinfónico de Strauss se acepta con emoción contenida. Se trata en cualquier caso de obras pertenecientes a una gran tradición musical cuyos elementos particulares no dejan de otorgar un mundo de infinitas posibilidades para directores y orquestas.