Antonio Méndez

Abono OSCyL 13 Primavera 2021 Turno 1

OSCyL

- Sala Sinfónica
10 / 14 / 19 / 23 / 30 €

, ,

Orquesta Sinfónica de Castilla y León

Antonio Méndez, director

Lucas Macías, oboe


Ludwig van Beethoven (1770-1827)
Leonora n.º 1, op. 138

Wolfgang A. Mozart (1756-1791)
Concierto para oboe en do mayor, K. 314

Piotr Ilich Chaikovski (1840-1893)
Sinfonía n.º 4 en fa menor, op. 36


Programa de mano Abono 13. Portada

Descargar el programa de mano páginas sencillas (PDF 4,2 Mb)

Descargar el programa de mano páginas dobles (PDF 4,2 Mb)


El Concierto para oboe de Mozart es una pieza muy elaborada y una de las más importantes para oboe solista. Además, aquí articula el programa: las melodías diáfanas de Chaikovski y, en mayor medida, Beethoven como natural impulsor del Clasicismo en su evolución hacia el Romanticismo tienen una deuda permanente con el de Salzburgo. Lucas Macías, antiguo miembro de la Orquesta del Real Concertgebouw, será el reconocido solista que podrá demostrar aquí toda su sabiduría musical.

Por su parte, Leonora n.º 1 fue la tercera obertura para la ópera Fidelio creada por Beethoven, concretamente para su estreno en Praga, y en ella suavizó la carga dramática de la anterior versión, la n.º 3, que parece ser había abrumado al público en vez de introducirlo eficazmente en la trama.

En una carta a su mecenas y amiga Nadezhda von Meck, Chaikovski sugiere un programa para su famosísima Sinfonía n.º 4: el asunto principal el destino, que se presenta al principio como una especie de espada de Damocles. El primer tema del movimiento inicial refleja el abatimiento provocado por la tiranía del destino, mientras que el segundo es un sueño que permite huir de la realidad. Todo esto se explica por la circunstancias vitales de Chaikovski justo en esta época, concretamente por su espantoso y breve matrimonio, que incluso lo llevó a un intento de suicidio.

Se trata de una sinfonía que, junto a la primera parte del concierto, lo tiene todo para poner a prueba a cualquier batuta, y la meteórica carrera de Antonio Méndez indica que se está convirtiendo en un director muy apreciado, del que la crítica destaca su “intensidad e ímpetu juvenil”, “fogosidad” e “indudables energía y nervio”
(Codalario, 2017).