Pablo Sáinz-Villegas

Abono OSCyL 17 Primavera 2021 Turno 2

OSCyL

Comprar entradas
- Sala Sinfónica
10 / 14 / 19 / 23 / 30 €

, ,

Orquesta Sinfónica de Castilla y León

Óliver Díaz, director

Pablo Sáinz-Villegas, guitarra


Ramón Carnicer (1789-1855)
Obertura para El barbero de Sevilla

Joaquín Rodrigo (1901-1999)
Concierto de Aranjuez

Joaquín Turina (1882-1949)
Sinfonía sevillana, op. 23


Este programa de música completamente española combina la que quizás es la obra más conocida de este repertorio con otras que no lo son tanto o directamente constituyen una rareza.

La historia de la Obertura para El barbero de Sevilla es la siguiente: Rossini empleó para Isabel, reina de Inglaterra la misma obertura que emplearía después para El barbero de Sevilla. En Barcelona ya se había estrenado Isabel, y por tanto dos óperas de Rossini contarían con la misma obertura. De ahí que Carnicer se ofreciera a escribir una nueva introducción, que fue muy admirada.

El prestigio internacional de Pablo Sáinz-Villegas no ha dejado de crecer: su Concierto de Nochevieja con la Filarmónica de Berlín, precisamente con la obra que hoy escucharemos, ha sido un verdadero hito, y obtuvo críticas como la de Mundoclásico: “Sáinz-Villegas, un músico brillante (…). En el Concierto de Aranjuez dejó también su particular impronta en los pasajes de mayor libertad de la obra“. Y eso que es difícil dejar una impronta perdurable en un concierto que se ha tocado por doquier, y cuyo Adagio ya pertenece a una especie de sustrato español que supera sus orígenes gracias a una cualidad emocional que ha sabido llegar a todo el mundo, más allá de culturas o épocas.

Estrenada en 1921, la Sinfonía sevillana, de Joaquín Turina, está construida desde el folclore y describe una relación amorosa en distintos contextos, que mantiene su unidad gracias a la aparición de un tema característico variado en cada ocasión. Óliver Díaz, director musical del Teatro de la Zarzuela durante cuatro años, conoce muy bien el estilo, y sus interpretaciones del repertorio español son vitalistas y rigurosas. Una garantía para un programa tan estimulante.