Abono OSCyL 3 OTOÑO 2020. Turno C

OSCyL

Comprar entradas
- Sala Sinfónica
10 / 14 / 19 / 23 / 30 €

, ,

Orquesta Sinfónica de Castilla y León
Nuno Coelho, director


ARNOLD SCHOENBERG
Sinfonía de cámara n.º 1, op. 9

JOHANNES BRAHMS
Serenata n.º 2 en la mayor, op. 16


Para sorpresa de muchos de sus contemporáneos, Schoenberg siempre defendió la modernidad de la música de Brahms. Así lo dejó plasmado en un ensayo escrito en 1933, revisado años después, titulado precisamente Brahms, el progresista. Y es que, desde comienzos del siglo XX, el maestro de Hamburgo era visto como un compositor de buena técnica pero de espíritu conservador, quizá porque su producción se limitó a los géneros camerístico, sinfónico y del lied, y evitó los nuevos caminos del drama musical y del sinfonismo programático abiertos por Wagner y Liszt. En su último libro, Funciones estructurales de la armonía, del año 1948, el autor de Noche transfigurada se reafirmaría en su defensa de Brahms a través del análisis de la “armonía enriquecida” y la exploración de las regiones tonales remotas. El abandono del romanticismo exacerbado y el giro de Schoenberg hacia la concisión y la depuración musical, perfectamente expresados en la Sinfonía de cámara n.º 1, tiene mucho que ver con la lección aprendida de Brahms. Técnicas específicas de Schoenberg como la “variación-desarrollo”, es decir, la variación entendida como fundamento de la composición y no solo como forma musical, o la “prosa musical” (“una directa y concreta exposición de ideas, sin añadidos, sin rellenos inútiles ni huecas repeticiones”, según palabras del compositor), aparecen ya perfiladas de forma muy nítida en una obra como la Serenata n.º 2, escrita por Brahms entre 1857 y 1860. Cuando, cuarenta y seis años después, Schoenberg daba fin a su Sinfonía de cámara n.º 1, afirmó: “Ya he establecido la base de mi estilo. Ahora sé cómo componer”.