La Orquesta Sinfónica de Castilla y León inicia su abono de otoño en el Centro Cultural Miguel Delibes con Víctor Pablo Pérez en el podio y música de Haydn y Mahler

La OSCyL, que ha diseñado un estricto protocolo que garantice la seguridad sanitaria, inicia la serie de seis programas que se celebrarán con una nueva distribución espacial para cumplir los reglamentos anticoronavirus y cuatro conciertos en cada caso, en la Sala Sinfónica Jesús López Cobos del Centro Cultural Miguel Delibes.

Distancia de metro y medio entre cada uno de los asistentes, uso obligatorio de mascarilla, medida de temperatura y gel hidroalcohólico, será controlado para todo el público.

El Abono de Otoño dará comienzo mañana jueves, el viernes 25, lunes 28 y martes 29 de septiembre bajo la batuta del maestro burgalés Víctor Pablo Pérez, e Iván Martín al piano, para abordar el ‘Concierto para piano y orquesta n.º 11’, de Joseph Haydn, con el pianista Iván Martín como solista, y la ‘Sinfonía Titán’, de Gustav Mahler.

La temporada 2020-21 de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León comienza mañana jueves con los cuatro conciertos del primer programa, en vez de los dos habituales, que permitirán adaptar la programación a la reducción de aforos, con un esfuerzo especial para la organización de los conciertos, que doblan a los que se realizan habitualmente durante la temporada. El aforo del Auditorio del Centro Cultural Miguel Delibes será para estos conciertos de 390 personas, sobre un total de 1.700 asientos.

La OSCyL ha diseñado un estricto protocolo de seguridad para garantizar la salud del público, los músicos y los trabajadores del Centro Cultural Miguel Delibes aprobado por las autoridades sanitarias y que incluye la distancia de 1,5 metros entre espectadores, toma de temperatura a la entrada de los conciertos, gel hidroalcohólico en diferentes puntos del espacio y el uso obligatorio de mascarilla en todo momento. Tras el esfuerzo realizado por la Consejería de Cultura y Turismo, la formación sinfónica retoma su actividad con dos actuaciones esta semana, mañana jueves 24 y el viernes 25, y dos más la próxima, el lunes 28 y el martes 29 de septiembre ofreciendo a los aficionados y abonados la posibilidad de volver a disfrutar de la música clásica en las condiciones de seguridad.

Esta primera propuesta incluye el ‘Concierto para piano y orquesta n.º 11 en re mayor, Hob. XVIII: 11’, de Joseph Haydn, con el pianista canario Iván Martín como solista, y la ‘Sinfonía n.º 1 en re mayor’, conocida como ‘Titán’, de Gustav Mahler, bajo la batuta del maestro burgalés Víctor Pablo Pérez.

El programa, disponible para su descarga en internet en la página web de la Orquesta y en la dirección https://www.oscyl.com/assets/oscyl-programa-1-otono-2020.pdf., arrancará con una novedad en el repertorio de la OSCyL. Será la primera vez que la formación interprete el concierto para piano n.º 11 de Haydn, compuesto en tres movimientos (‘Vivace’, ‘Un poco Adagio’ y ‘Rondo all’Ungarese’) en una fecha indeterminada entre los años 1779 y 1783. Concebida inicialmente para clave o fortepiano, la obra sería la última del compositor vienés para teclado y se convertiría en una de las más populares del autor, especialmente su vibrante parte final.

El pianista Iván Martín está considerado uno de los solistas más brillantes de su generación y colabora habitualmente con las principales formaciones españolas y extranjeras, como la Filarmónica de Londres, la Konzerthaus de Berlín, Orquesta de Cámara de Viena, Filarmónica de Estrasburgo y Orquesta de París, entre otras muchas. El también director canario, actual titular de la Orquesta Sinfónica de Burgos, ha sido artista en residencia de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, con la que ha actuado hasta ahora en ocho ocasiones desde la temporada 2008-09 y hasta la 2018-19; una relación que retoma ahora para interpretar la obra de Haydn.

La ‘Sinfonía n.º 1’ de Mahler no es inédita en el repertorio de la OSCyL, aunque sí es la primera vez que la interpretará según el arreglo para orquesta de cámara de Iain Farrington. El compositor y director austriaco estuvo en el podio para el estreno de su obra en 1889, en Budapest, donde comprobó de primera mano la reticente acogida que tuvo tanto entre el público como entre la crítica, que llegó a calificarla como «parodia de una sinfonía». Gustav Mahler modificó su partitura hasta 1899, con una segunda versión estrenada en Hamburgo en 1893 con el título de ‘Titán’ (en alusión a la novela homónima de Jean Paul que después eliminaría para denominarla ‘Sinfonía n.º .1 en re mayor’). La adaptación para orquesta de cámara sigue una tradición que se extendió tras la Primera Guerra Mundial, cuando se limitaron los conciertos de grandes orquestas en aforos amplios, una circunstancia que ahora se repite con la actual situación sociosanitaria.

Al frente de la OSCyL en este primer programa de la temporada de abono se situará Víctor Pablo Pérez, actual director artístico y titular de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid, quien acaba de dirigir a la formación castellana y leonesa en su segunda participación en el Otoño Musical Soriano, como antes lo había hecho en los cursos 2001-02, 2002-03, 2003-04 y 2011-12. El maestro burgalés ha ocupado el podio ante las principales formaciones españolas y ha ejercido como director invitado de otras foráneas, como las sinfónicas HR de Fráncfort, de Berlín, de Múnich y de Dresde o la Philharmonia de Londres. Colaborador de prestigiosos festivales, su trayectoria ha sido reconocida con el Premio Nacional de Música o la Medalla de Oro a las Bellas Artes.

Los cuatro conciertos se celebrarán a las 20.00 horas en la Sala Sinfónica Jesús López Cobos del Centro Cultural Miguel Delibes, dentro del Abono de Otoño y con localidades sueltas a precios que oscilan entre los 10 y los 30 euros, en función de las zonas.

 

Ficheros a descargar: