TEMPORADA OSCYL 20 2018–2019 TURNO 1

OSCyL

- Sala Sinfónica
12 / 17 / 22 / 27 / 32 / 35 €

, ,

Orquesta Sinfónica de Castilla y León
Andrew Gourlay director
Coro Hallé
Coros de Castilla y León
Sarah Fox soprano
Kathryn Rudge mezzo
Andrew Staples tenor
Mark Stone barítono

Descargar programa Ver programa

Ver video explicativo en canal Youtube de la OSCyL  Video

Descargar Guía + Miradas, asociada a Video explicativo Descargar guía


Gustav Holst
Los planetas

Ralph Vaughan Williams
Fantasía sobre un tema de Thomas Tallis

Ralph Vaughan Williams
Serenata a la música

Hubert Parry
I was glad


El coro Hallé fue fundado en 1858, por lo que es uno de los conjuntos vocales más antiguos de Europa. Está formado por 170 cantantes y se reúne para ensayar regularmente en Manchester. Ofrece gran variedad de actividades, que incluyen entrenamiento vocal individual y eventos sociales. Por supuesto, esta formación es experta en el vastísimo territorio coral anglosajón, del que ofrece una importante muestra en este concierto.

Dentro de la producción de Ralph Vaughan Williams, ocupa un lugar destacado la Fantasía sobre un tema de Thomas Tallis, obra inspirada en el Renacimiento. La Serenata a la música, por su parte, es una obra coral con cuatro solistas basada en El mercader de Venecia, de Shakespeare. De Hubert Parry, referencia para muchos compositores ingleses, escucharemos I was glad, himno que se canta en la coronación del rey de Inglaterra; y todo esto después de haber disfrutado, en la primera parte, del buque insignia sinfónico del repertorio británico: la impresionante suite de Gustav Holst Los planetas.

Está claro que el director titular Andrew Gourlay tiene bastante que ver en la elección de este gran final de temporada: llevó a cabo su formación en Inglaterra y fue nombrado asistente de Sir Mark Elder en la Orquesta Hallé, por lo que ha asimilado este repertorio desde su centro de irradiación. Además, Gourlay ha tenido críticas positivas cuando ha dirigido composiciones corales; así, a propósito de su Novena de Beethoven, la revista Mundoclásico.com afirmó:
“Se pudo disfrutar incluso con destellos de una grandeza más familiar (…). Las últimas intervenciones del coro (…) fueron realmente estimulantes, y la obra se cerró
en un nivel netamente satisfactorio”.